Macri: Durmiendo con el enemigo mientras se incendia el rancho

Ingentes esfuerzos debieron hacer los editores periodísticos argentinos para evitar que trascendiera que la ignorancia puede ser políglota y que la política no es cosa de chiste. Es que el presidente argentino Mauricio Macri estuvo en Davos con una larga delegación de grandes empresarios y/o gerentes de transnacionales, tratando de emular a su antecesor, Carlos Menem, en aquello de que Argentina es parte del primer mundo.

Juegos de guerra en Venezuela: Cambiamos o nos cambian

El tsunami electoral del 6 de diciembre sacude aún los cimientos políticos, sociales y psicológicos del país y la “coexistencia” de 16 años se tambalea, mientras el nuevo gabinete anunciado por el presidente Nicolás Maduro da esperanzas de cierta oxigenación, con la designación del veterano dirigente magisterial Aristóbulo Istúriz como vicepresidente ejecutivo.

Venezuela: Lo que más duele no es la derrota electoral, sino la derrota cultural

Seamos claros: no es criticable en sí mismo que los gobiernos tengan relatos. No existen gobiernos sin relatos. Pero un tema opinable, discutible, debatible, son sus contenidos políticos. El problema mayor no surgió ahora, de cara a las elecciones parlamentarias, sino mucho antes, cuando la narrativa sobre los logros de la revolución chavista -pacífica, democrática- se distanció crecientemente de las percepciones sociales.

Venezuela, ejemplo cívico: ….¿y ahora qué?

Los candidatos de la oposición venezolana obtuvieron la mayoría parlamentaria en las elecciones legislativas celebradas este domingo 6 de diciembre frente al gobierno de Nicolás Maduro, que perdió así el control de la Asamblea Nacional. Ganó el espíritu cívico y democrático de los venezolanos y perdieron los que, temerosos de una derrota final, sembraron a diestra y siniestra las semillas de la duda sobre un fraude imposible, incluyendo el gran papelón de varios expresidentes derechistas latinoamericanos.

Nunca más un ajuste: el globo de Macri se desinfla

Todo indica que el voto macrista tocó techo y las victoriosas encuestas se pinchan, en un período entre elecciones demasiado largo como para mantener el engaño. Quizá la jactancia en los anuncios hechos por Alfonso Prat-Gay fue lo que rebalsó el vaso. Las certezas del ajuste enunciado por él, que llevaría al empobrecimiento de los trabajadores y de la clase media media, a las reprivatizaciones al mejor estilo de los 1990, la devaluación y el reendeudamiento con el riesgo que se trasvasen a los fondos buitre YPF, Aerolíneas, más las reservas de Vaca Muerta, comenzaron a causar miedo en los sectores mayoritarios.

Argentina: Identificar al enemigo

El intento de decodificar los mensajes de las elecciones del 25 de octubre ha dado lugar a interesantes debates, pero también a disparatadas interpretaciones. La única verdad es la realidad y esa señala que Daniel Scioli ganó las elecciones por varios puntos, pero la necesidad de una segunda vuelta marcaron un innegable retroceso en un proceso que no se esperaba terminara estrenando el balotaje en el país.

La derecha latinoamericana reza por el efecto Macri

Es época de la celebración de Halloween, nombre nada criollo que no significa más que la Víspera de Todos los Santos, también conocida como Noche de Brujas, una fiesta de origen celta que el consumismo globalizado ha logrado instaurar también en la Argentina, como una demostración más de colonialismo cultural. Pero esta vez no vuelan brujas, ya que fueron desa­lojadas de sus escobas por unos bichos más de moda, los buitres

Scioli no se escribe con K: un ganador que preocupa

Es difícil discutir los números. Daniel Scioli, el candidato presidencial del oficilista Frente para la Victoria, sacó el 36,86% de los votos en la primera vuelta de las elecciones del domingo; 8 millones 996.194 sufragios. El candidato presidencial de la alianza derechista Cambiemos, Mauricio Macri, se quedó con el 34,33% y 8 millones 379.016 votos: 617 mil menos. O sea, ganó Scioli, pero como no superó el 45% y la diferencia fue menor al 10%, irán ambos a una segunda vuelta el 22 de noviembre.

Cuba-Estados Unidos, todo cambia, poco cambia

Un viejo chiste decía que en Cuba no había golpes de estado porque era el único país de la región donde no había embajada de Estados Unidos. El viernes 14, después de 54 años, la bandera de las barras, las estrellas y las invasiones e injerencias, comenzó a flamear otra vez en La Habana, frente a la Explanada Antiimperialista, donde solía juntarse el pueblo habanero en sus protestas contra la agresiones gringas.